Cruza la línea de meta con Javier Gómez Noya Inscríbete
0:00

Javier Gómez Noya ayuda a María Jesús, Andrés y Martín a realizar un triatlón conjunto

Publicado el 05.12.2018

Andrés, María Jesús y Martín tienen algo en común: por diferentes circunstancias de la vida tuvieron que dejar de practicar el deporte que les hacía felices. Por ello, decidimos contar con Javier Gómez Noya, embajador de nuestra campaña Persigue Tu Sueño, Supera Los Obstáculos, para que les ayudase a recuperar esa pasión que tuvieron que abandonar.

Para ello, escogimos Bayona, en la provincia de Pontevedra, como el escenario en el que nuestros tres participantes conocerían a Javier Gómez Noya y dónde llevarían a cabo este reto junto a él. Se trataba de un triatlón conjunto en el que cada uno de ellos realizaría junto a Gómez Noya una de las tres disciplinas que componen el triatlón: natación, ciclismo y carrera a pie.

El desafío comenzaría con 500 metros a nado recorridos por María Jesús, que solía practicar triatlón hace años y que tuvo que abandonar lo que más le gustaba a consecuencia de una artritis reumatoide.

A continuación, sería el turno de Andrés, que tendría que completar unos 30 kilómetros en bici. Andrés sufrió un accidente mientras practicaba ciclismo hace unos años, cuando una conductora le atropelló a él, a su padre y a sus dos compañeros. A pesar de ello, Andrés pudo sobreponerse y salió del coma que le provocó aquel suceso. Tras varios meses de rehabilitación, ha tratado de volver a practicar el deporte con el que disfrutaba.

Finalmente, el reto concluiría con la carrera a pie de Martín, que a sus 71 años no quiso desaprovechar la oportunidad de correr junto a un campeón del mundo. En su día, la ambición de Martín era llegar a ser un gran atleta. Sin embargo, por diferentes circunstancias, tuvo que dejar de lado ese sueño.

Bridgestone ha querido reunir estas tres historias para inspirar a todas aquellas personas que alguna vez tuvieron que abandonar lo que más les gustaba. Con este triatlón conjunto, María Jesús, Andrés, Martín y Javier Gómez Noya, han demostrado que nunca es tarde para retomar aquello que estaba olvidado.