¿Tienes un objetivo? ¿Un reto que quieres superar? ¡Envíanos tu sueño y nosotros podremos ayudarte! ¡Participa!
0:00

Un día con Lidia Valentín

Publicado el 08.06.2016

Cuando ves a un gran atleta piensas: “Bueno, con ese físico es normal que se dedique al deporte”. Sin embargo, la gente no suele caer en que no todo reside en la genética, sino que hay que trabajar todos los días para formar parte de los mejores. Por esa misma razón nos reunimos con Lidia Valentín, embajadora de la iniciativa de Bridgestone, “Persigue tu sueño, supera los obstáculos”.

La haltera nos recibía en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid (CAR), un lugar donde lo primero que percibes es una sensación de tranquilidad absoluta. Todos los deportivas becados, algunos de ellos atletas olímpicos como Lidia Valentín, entrenan y conviven en esas instalaciones donde pasan su mayor parte del tiempo.



Como buena anfitriona que se precie, la atleta de León nos enseñó las instalaciones del CAR, que cuenta con lugares especiales de entrenamiento para diferentes deportes como pueden ser la esgrima, el bádminton, el boxeo o la halterofilia, entre otros. Nuestra protagonista es precisamente la número 1 de España en esta última disciplina, habiéndose proclamado campeona de Europa hasta en dos ocasiones en la categoría de -75kg.

El día a día de alguien que practica halterofilia y que ha demostrado ser la mejor a nivel nacional y continental, solo puede resumirse en una palabra: trabajo. “Por las mañanas entrenamos durante 3 horas. Luego tenemos tiempo para comer y descansar, y por la tarde vuelta al entrenamiento durante otras 3 horas”, confiesa Lidia.

Esta rutina solo se rompe los jueves y los domingos, días elegidos para dar descanso a los deportistas del Centro de Alto Rendimiento de Madrid. No todo puede ser trabajo, y a Lidia también le gusta desconectar de vez en cuando: “Si tengo la oportunidad, me encanta ir a ver a mi familia y amigos de toda la vida de Ponferrada”.



Pero, ¿cómo se forja una campeona? 

A Lidia desde pequeña ya le vieron madera de deportista y por eso desde los 11 años le dijeron que tenía las condiciones necesarias para hacer carrera. Sin embargo, la atleta de León matiza: “El físico y la genética son importantes, pero al final, si no tienes una buena cabeza y la mentalidad adecuada para competir, es imposible llegar lejos”.

Esa ambición y capacidad de superación es lo que le ha llevado a Lidia Valentín a pasar de los 35 kilos con los que empezó, a los aproximadamente 150 kilos que levanta actualmente. “Por eso la iniciativa de Bridgestone, ‘Persigue tus sueños, supera los obstáculos’ me gustó desde el primer momento. El poder llevar a cabo acciones que inspiren a las personas es lo más gratificante que hay”, señala.

La alimentación es también otro factor clave para cualquier deportista, pero ésta varía en función del deporte que practiques. Lidia Valentín fue clara en este aspecto: “Tienes que comer con inteligencia y utilizar aquellos alimentos que te aporten algo en la disciplina que practiques. Por supuesto que tengo que seguir un plan de nutrición determinado, pero en mi caso tampoco es algo especialmente meticuloso”.

Sin duda, Lidia ha marcado tendencia con su trayectoria. El mayor ejemplo se puede ver en León, su ciudad natal, donde gracias a ella está ocurriendo algo peculiar: “A diferencia de muchos otros lugares de España o del mundo, allí hay más muchas más niñas que niños entrenándose para quizás algún día, llegar a ser profesionales en la halterofilia”, comentaba como aspecto anecdótico.

Lidia Valentín cierra nuestro encuentro con un consejo para todos aquellos que persigan una meta, ya sea en el deporte o en cualquier ámbito de la vida: “Hay que fijar objetivos a corto y medio plazo. Es probable que en el camino te encuentres obstáculos, pero el hecho de superarlos es lo que te hace más fuerte”.


Usamos cookies para ofrecerte la mejor experiencia en nuestra página. Al continuar utilizando nuestra web sin modificar la configuración, estás aceptando nuestro uso de cookies.
Más información