Javier Gómez Noya: Biografía
0:00

Javier Gómez Noya sabe lo difícil que es superar la adversidad y ser el mejor. Su licencia internacional fue retirada hasta en dos ocasiones por el CSD por una “anomalía cardíaca” y como resultado se perdió numerosas carreras y vio reducidas sus posibilidades para participar en los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004. Ya más tarde, cuando casi vislumbraba la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016, tuvo un accidente de bici mientras entrenaba en los días previos a la gran cita. Como resultado de esa caída, tuvo que resignarse a perder la oportunidad de luchar por el mayor logro deportivo: el oro Olímpico. Javier Gómez Noya ha tenido que luchar por cada paso en su camino por ser el triatleta más grande de la historia.

“El Triatlón consiste en avanzar hacia delante. Puede que haya obstáculos en el camino, pero tienes que estar concentrado en la meta final”

Javier es un extraordinario atleta en la disciplina del triatlón. Este deporte tan exigente lleva al cuerpo y la mente del atleta al límite, poniéndole a prueba hasta un punto casi inimaginable. A pesar de la anomalía cardiaca que casi le hace replantearse su futuro, Javier pudo reponerse y desde 2006 ha cosechado seguramente el mejor palmarés de la historia del triatlón.

A Javier siempre le han gustado los deportes, pero fue en 1998 cuando sintió la llamada del triatlón. Comenzó a competir ese mismo año y ganó casi todas las carreras en las que participó. Además, lograba muy buenas posiciones en las clasificaciones generales, a pesar de ser todavía júnior. Sin duda, estaba destinado para el triatlón.



“Me mantuve fuerte y luché hasta el final. Conseguí recuperar mi licencia y centrarme en mi sueño de conseguir la medalla en los Juegos Olímpicos”

Pero un año después, se encontraría con otro obstáculo en el camino. Durante una prueba médica rutinaria con el CSD (Consejo Superior de Deportes), se le descubrió una anomalía cardíaca. Inmediatamente el organismo le quitó su licencia para competir y se le descartó para formar parte del combinado nacional. Esta vez los facultativos le confirmaron que su tiempo como atleta había terminado, pero Javier no estaba dispuesto a rendirse.

Finalmente, Javier logró volver a competir en noviembre de 2003, pero no fue convocado para participar en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 a pesar de haber conseguido resultados meritorios para ello. Justo después de los JJOO de Atenas, fue de nuevo vetado por el CSD para competir en todas las competiciones internacionales y nacionales. Según sus palabras, Javier intentó “mantenerse fuerte” y con la ayuda de algunos cardiólogos de prestigio, pudo “recuperar la licencia” y centrarse en su sueño “para conseguir el oro en los Juegos Olímpicos”. 



“El reto es mantenerse arriba. Tanto mental como físicamente. Aprender de los errores, aceptarlos y hacerte más fuerte”.

Su brillante palmarés de resultados, incluyendo dos Campeonatos Mundiales de Triatlón (ITU) y el Campeonato de Europa, le convertían en el favorito en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Sin embargo, se quedó a la puertas del pódium en los últimos 300 metros y tuvo que esperar a Londres 2012 para alcanzar las medallas.

En los Juegos Olímpicos de Londres 2012 logró la medalla de plata en una batalla contra los hermanos Brownlee, con quienes estuvo peleando siempre por las primeras posiciones  en los campeonatos del mundo desde 2009. En los siguientes 4 años logró 3 Campeonatos del Mundo (ITU) consecutivos e Ironman 70.3.

“Tengo mis metas y lucho por ellas. Siempre estaré ahí, compitiendo contra los mejores. Cada victoria y cada campeonato tienen su historia. Y eso es lo que quiero seguir haciendo”

El oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016 estaba a su alcance, pero según las palabras de Javier: “La vida a veces tiene otros planes”. Solo unas semanas antes del inicio de los Juegos, Javier tuvo una de esas “caídas tontas”. “Volví a casa e intenté descansar, pero estaba claro que algo no iba bien”. Efectivamente, se había roto el brazo y con él, sus esperanzas de competir en los Juegos Olímpicos. Javier señala que lo fácil hubiese sido rendirse, pero él no entiende de eso: “En su lugar, analicé a mis rivales, pensando en el futuro y nada más. Porque cuando te estancas, tus rivales toman la delantera”.



Logros deportivos:

  • Campeón del Mundo (ITU) 2008, 2010, 2013, 2014, 2015.
  • Campeón del Mundo Ironman 70.3 2014
  • Medalla de Plata Olímpica – Londres 2012
  • Subcampeón del Mundo (ITU) 2007, 2009, 2012
  • Campeón de Europa 2007, 2009, 2012, 2016
  • Ganador de 13 Series Mundiales de Triatlón (incluyendo 2 ‘Grand Finals’)
  • Campeón del Mundo sub-23 en 2003
  • Ganador de 14 Copas del Mundo ITU
  • Campeón de Europa de Triatlón de Media Distancia, 2013
  • Campeón ‘Escape de Alcatraz’ 2013
  • 2 veces Campeón del Mundo Ironman 5150, 2012, 2013
  • Campeón del Mundo ‘X-Terra’ 2012